Código G: armero con Bermejo

Bermejo entra corriendo en la armería, asustando al armero, quien, tras apuntarte con un rifle de caza, se echa a reir a carcajadas.

-No es buena idea asustar a un armero, canalla.

Bermejo se sube al mostrador de un salto y el armero, dejando el arma a un lado, comienza a acariciarle bajo el mentón.

-Pero mira esto, si vienes acompañado de una bolita de pelo.

-Soy… un…

Bermejo se divide entre disfrutar de la caricia o defenderse.

-Soy un detective.

-Claro que sí, pelusilla. Un gran detective. ¿Quién atrapa a todas las ratas de esta ciudad? ¿Quién…

Carraspeas para llamar la atención del armero y sacas la bala para preguntar por ella. La situación es apremiante.

-Estoy seguro de que tengo esa bala, aunque le han borrado el código de identificación. Ten, echa un ojo a estas y encuentra la que buscas para que podamos ver su referencia.

Te deja un cajón expositor delante y continúa acariciando a Bermejo pese a sus flojos intentos de resistencia.

¿Cuál es la bala correcta? ¿La recuerdas?

-Recuerda las tres cosas en las que debías fijarte: la punta, el cuello y la base.