Código G: armero

Llegas corriendo a tu armería de confianza. Golpeas el mostrador con las manos, asustando al armero, quien inmediatamente se echa a reir.

-No es buena idea asustar a un armero, canalla.

Te disculpas. El golpe y la carrera hasta ahí te han puesto de los nervios. Le cuentas que te han disparado y necesitas reconocer la bala.

-A ver, enséñame esa bala.

Rebuscas en tu bolsillo y lo encuentras vacío. ¿Dónde la has guardado? Metes la mano en un bolsillo tras otro, en tu ropa, en la mochila… Nada. ¿Se te ha caído o acaso Bermejo te la ha cogido cuando no mirabas?

-No pasa nada, prenda. Mira a ver si la reconoces entre las que tengo.

¿Cuál es la bala correcta? ¿La recuerdas?