“SmallWorld” / Days of Wonder

El otro día probamos por casualidad SmallWorld, de Days of Wonder, y la verdad es que nos gustó tanto que queremos compartirlo con vosotros.

SmallWorld es un juego competitivo de estrategia, donde tendremos que alzar y hacer caer civilizaciones de razas fantásticas, conquistar territorios y recaudar tantas monedas como sea posible para ganar la partida. Es un juego con unas reglas sencillas y muy dinámico. ¡Os contamos cómo funciona!

Veamos un poco la estética. En primer lugar, llama la atención el tablero de juego. Este es predeterminado en función del número de jugadores, con varios territorios con diferentes recursos cada uno… ¡pero demasiado pocos para todas las razas que intentan dominarlos! De ahí el subtítulo de este juego: un mundo demasiado pequeño.

Nos gustó sobre todo la originalidad de las facciones que intervienen en el juego. Estas se forman al azar a partir de la mezcla de una raza (elfos, orcos, troles…) y una clase (del bosque, banqueros, marineros…). Así, por ejemplo, podemos tener cosas tan curiosas como gigantes banqueros o medianos marineros.

Los jugadores juegan por turnos durante un número determinado de rondas que aparece en el tablero. Deberán conquistar territorios con sus fichas de raza para después poder recaudar fondos de ellos y conseguir el mayor número de monedas posibles al final de la partida.

La dinámica del juego es la siguiente: al principio, el mapa está vacío (excepto por alguna región conquistada por los bárbaros) y los jugadores no tienen ninguna raza. Se sacarán varias razas y clases al azar (en función del número de jugadores), y se combinarán aleatoriamente, pero por orden de salida (las colocamos en columna, como en la imagen de arriba). En ese momento, el primer jugador podrá elegir su combinación de raza-clase. Si es la primera de la columna, no debe pagar nada. Si es la segunda, debe asignar de su reserva una moneda a la primera raza-clase. Si fuese la quinta de la columna, deberá poner una moneda en la primera, segunda, tercera y cuarta. Quizás la quinta raza-clase que ha salido sea la más ventajosa este turno, pero habrá que pagar por ella. O quizás la primera de todas sea la más adecuada para sus fines… o la que más monedas tenga puestas encima. ¡Tendréis que adaptaros a lo que haya en juego!

Una vez tenemos nuestra raza y clase, sumamos los números que aparecen en ellas y esa será la cantidad de ejércitos que tengamos (en la imagen, los gigantes de las colimas tienen 10 efectivos).

Hecho esto, el jugador inicial pasa a la fase de conquista. Debe usar dos fichas como mínimo para conquistar un territorio, +1 ficha por cada ficha enemiga en él y +1 ficha por cada modificador que haya en el terreno (por ejemplo, las montañas son más difíciles de conquistar; o si un trol ha hecho una guarida en el territorio, nos costará más conquistarlo). El juego es muy matemático: si ponemos suficientes fichas, conquistamos el territorio. Las razas o clases nos pueden dar bonos para que sea más fácil conquistar territorios (en el ejemplo, los gigantes necesitan una ficha menos para conquistar zonas adyacentes a montañas).

Una vez hemos gastado todas nuestras fichas, podemos dejarlas en el tablero, redistribuirlas para defender los territorios o devolverlas a la mano dejando una ficha en cada territorio para, en el siguiente turno, seguir conquistando. Llega la fase de recaudar dinero, en la que tomaremos tantas monedas como territorios controlemos y aplicaremos los bonificadores de recaudación que puedan tener nuestra clase-raza.

Una vez todos los jugadores han completado sus turnos, se suma uno al contador de ronda y se empieza de nuevo. Esta vez los jugadores podrán elegir entre seguir conquistando con las fichas que tengan en la mano o hacer entrar a su raza en declive. Esto supondrá que ya no podrán usar más su anterior raza, aunque les seguirá reportando ingresos mientras permanezcan en el tablero y los otros jugadores no conquisten sus territorios. ¿Qué interés tiene hacer esto? Pues que vais a poder elegir una nueva raza-clase y seguir jugando, pero con otra estrategia.

Smallworld es un juego muy dinámico en el que tendréis que adaptaros a la situación, y no debéis dudar en hacer entrar en declive vuestras razas y tomar otras, ¡es parte de la gracia del juego!

No se trata de un juego muy largo, quizás una hora o, si sois lentos pensando, dos. En cualquier caso, es muy rápido de montar, ocupa poco en mesa y es muy rejugable, cosas que para nuestro gusto le dan muchos puntos.

Quizás el gran fallo es la calidad-precio. Son todo troquelados de cartón y, por más de 40 euros, podrían haber incluido alguna figura o haber bajado el precio a la franja de los 30 euros.

En la caja, encontraréis los siguientes componentes:

  • 4 tableros de mapa.
  • 6 hojas con el resumen de las habilidades de las razas y las clases.
  • 14 marcadores de razas.
  • 20 marcadores de clases.
  • 168 Fichas de Raza y 18 Fichas de Tribu Perdida.
  • 10 guaridas de troll.
  • 6 fortalezas.
  • 9 montañas.
  • 5 campamentos.
  • 2 madrigueras.
  • 2 héroes.
  • 1 dragón.
  • 109 monedas.
  • 1 dado.
  • 1 marcador de turno.
  • El libro de reglas.
Duración Entre 40-80 minutos
Género: Estrategia
Nº jugadores:6 2-5 jugadores
Precio: 43,16 €
Edad recomendada: +8

CALIDAD DE LOS MATERIALES 3.jpg

TIEMPO DE PREPARACIÓN 2

TAMAÑO 3

JUGABILIDAD 3.jpg

DURACIÓN 3.jpg

PUEDES PILLARLO:

zacatrus-logo

CONTACTO:

https://www.daysofwonder.com/smallworld/en

smallworld-caja

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s