“Escape Room” / Sony Pictures

Hace unos días hicimos una story en Instagram preguntándoos si querías una reseña de la película de Escape Room, y casi todos votasteis que sí, pero en tono de humor y, por supuesto, SIN SPOILERS, así que ¡aquí la tenéis!

Lo primero en lo que pensamos cuando escuchamos que iban a hacer una película de una escape room fue cómo leches iban a poder plasmar en un film el jaleo que puede llegar a ocurrir dentro de una sala: que si tenemos al que intenta resolver los puzles de la manera más complicada posible, otro pidiendo pistas cada dos minutos, o incluso la pareja que no para de pelear porque no saben cómo leches resolver un enigma… La verdad, lo tenían bastante jodío.

Una vez la película empieza, te das cuenta de que es una AMERICANADA, y es por ello que van a optar por mostrarte esto de las escapes con un toque más… cinematográfico.

La historia reúne a 6 personas que reciben una caja negra que les invita a ir a una escape room. Vale, hasta ahí bien, por qué no, pero es que encima, si logran salir de la sala, van a recibir un pastizal. En serio, eso no pintaba bien de ninguna de las maneras. Su detector de situaciones potencialmente peligrosas está directamente apagado, el instinto de supervivencia es nulo o está roto, definitivamente. Vamos, si yo hubiera sido alguno de ellos, me habría metido por lo menos antes en un blog (¡como el nuestro! :D) para ver qué leches dicen de esta sala. Eso les pasa por no ser previsores.

La cosa es que, cuando por fin se meten al lío y la escape room sale a la luz, te quedas un poco ojiplático. ¡¿A quién co*o**s se le ocurre hacer esas pruebas?! ¿Estamos locos? Como ya sabéis, en las escapes hay varias salas, y en la película no van a ser menos (esto no se considera spoiler, sale en el maldito trailer). La cosa es que, mientras veíamos la película, no podíamos parar de PUNTUAR LA SALA (sí, tenemos un problema, lo sentimos de verdad). Todo sea dicho, en este aspecto la ambientación sería de 10, porque tela marinera lo que mola, lo que pasa es que peca un poco de ser demasiado inmersiva, por decirlo suavemente.

En cuanto a los puzles, la sala pasaba de algo normalico, como abrir un críptex, a otra situación mortalmente peligrosa. O sea, ¿quién leches ha planteado la fluidez del juego? De hecho, si habéis visto la película, veréis un puzle con el que se tiran medio siglo para hacerlo. ¿Cómo leches iban a hacer ese puzle sin tirarse media hora allí? (Si has visto la película, seguro que sabes de qué hablamos). Es por ello que esta sala es jodidamente lineal y los puzles, a excepción de 1 o 2, todos híper mecánicos.

Ya os decimos que, en caso de que nos metieran a los Gatomantes en esa escape room, si pasáramos de la primera sala es por que nos habríamos encomendado a la virgen de Lourdes, porque no parábamos de ver puzles en los que no se nos venía nada a la mente. Aquí alguno habría palmado, seguro. Eso no lo hubiera hecho yo ni de coña. De hecho, si dependiera de mí hacer esta prueba, todos palmamos

Otro factor que se debe discutir es la facilidad que tienen los protagonistas para, en situaciones de estrés, ser capaces de sacar ciertos acertijos a la primera, encima sin tener ni idea del mundo de las salas de escape. En serio, había momentos en la película con los que me quedaba flipando con cómo hacían algunos de los planteamientos los protagonistas. Vamos, que entre los 6 se hacían las salas normales en 10 minutos, son muy pros.

Una de las partes que sí o sí ha suspendido la escape room de la película ha sido el Game Master. Hombre, ¿no me vas a explicar cómo abrir una caja fuerte? ¡¿Y si es la primera vez que veo ese candado?! Una charlita de cinco minutos, por lo menos. Danos un poco de inmersión inicial, que encima luego te dedicas a ignorar a los jugadores dentro de la sala. ¡Vaya sensación de abandono! Y al final, ni siquiera hay una charla post-juego. ¡Vamos, suspendido de cabeza!

Una vez analizados estos factores, vayamos a las conclusiones. ¿La película Escape Room capta la esencia de este mundillo que tanto nos gusta? Pues, en este caso, os tendríamos que decir que a medias. El planteamiento de la historia no está mal, pero a partir de una parte del film a alguien se le fue la cabeza, porque esta empieza a avanzar por unos derroteros un poco raros. Aun así, en líneas generales tenemos que decir que disfrutamos de la película y en algún momento hasta nos hizo sentirnos identificados. Si os gustan las escape rooms, es una película que seguro que, como mínimo, os hará pasar un buen rato.

Por si no lo sabíais, ya han anunciado la segunda parte, por lo que dentro de poco os haremos la reseña de la segunda película (bueno, quien dice poco es a lo mejor un año o dos, sabéis que somos muy optimistas).

Duración 1 hora y 39 minutos
Género Terror – Escape Room
Compañía Sony Pictures
Dirección Adam Robitel
Reparto Taylor Russell, Deborah Ann Woll, Logan Miller, Tyler Labine, Jay Ellis, Nik Dodani,Adam Robitel, Kenneth Fok, Jessica Sutton, Vere Tindale, Cornelius Geaney Jr.,Yorick Van Wageningen, Jamie-Lee Money, Paul Hampshire, Pete Sepenuk,Dan Gruenberg, Gino Lee, Russell Crous
Año 2019
Edad recomendada No recomendado a menores de 12 años

002_m.jpg

Diseño sin título (1)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s