“El Enigma de Goya” / Cocoroom (Madrid)

¡Cumpleaños gatomante! Y para celebrarlo, nada mejor que ir a una de nuestras salas favoritas de Madrid, donde siempre nos han recibido súper bien. Nos referimos a Cocoroom, donde ya habíamos jugado sus salas Ámbar la visita y Vuelo A-0714El Enigma de Goya era la última de sus salas que nos faltaba por jugar, ¡y allá que fuimos!

Como ya sabéis por nuestras otras reseñas, se trata de una sala bien comunicada, ubicada en la zona de Embajadores. Tenemos por tanto muy cerca la línea 3 de metro Embajadores, además del Cercanías con el mismo nombre (línea C-5). Si preferís ir en autobús, tenemos las lineas 28, 34, 36, 60, 62, 116, 118, 119, 148, C1 y C2. Está muy bien comunicada, vaya. Lo malo va a ser si venís en coche entre semana, ya que es zona de estacionamiento regulado y la zona de aparcamiento gratuito más cercana se encuentra en Marqués de Vadillo, a 20 minutos. Nuestra recomendación es que os olvidéis del coche y uséis el transporte público.

Tras entrar y rellenar los papeles de consentimiento típicos, Fran, el game master, nos cuenta la historia de la sala antes de entrar. Como bien se sabe, Goya pasó sus últimos días en Burdeos, lugar donde fue enterrado. Años más tarde se consiguió que sus restos fueran trasladados a España, pero, ¡oh, cuando abrieron el sepulcro su cráneo había desaparecido! Recientemente hemos recibido información que podría situar su cabeza en la antigua casa donde residió, de modo que nos ponemos manos a la obra para desentrañar el último… Enigma de Goya.

Tras la presentación, Fran nos introduce en la sala. La ambientación de esta es muy sencilla, ya que es la primera sala que crearon. Debemos tener en cuenta que las casas de  la época tendían a ser muy austeras en decoración y aspecto, y esto puede decepcionar a los jugadores más exigentes. No obstante, satisfará a los jugadores que se inician en este mundo. Siendo justos, la sala se nota que tiene su tiempo y hay detalles que se deberían arreglar, pero encontramos que el mobiliario se encuentra integrado en el juego y que poca cosa hay que no forme parte de él, por lo que vamos a tener los sentidos bastante ocupados como para pararnos a observar los pequeños detalles de los que os hablamos.

Los puzles son sencillos. Como decimos, se trata de una sala ideal para iniciarse, donde el jugador experto fluirá muy bien, pero el iniciado tendrá que estrujarse más la mollera para salir adelante. Nos gustó que juntase candados y códigos junto a algún mecanismo interesante que ayuda a romper con el esquema clásico. Por supuesto, todos los puzles siguen una temática goyesca, por lo que su integración en el juego queda más que cubierta. El estilo de la sala es, en su mayor parte, lineal, por lo que os recomendamos buscar bien y centraros en el puzle que creáis que toca.

La fluidez era adecuada. Nosotros nos sentimos como pez en el agua, solo se nos atragantó cierto puzle donde pedimos pista (había que fijarse bien, pues aunque lo habíamos visto en otras salas, se resolvía de forma diferente y nos obcecamos en realizarlo de una manera determinada). Al ser dos jugadores, campamos a nuestras anchas por la sala y la disfrutamos un montón, cosa que nos suele pasar en las salas sencillas que jugamos en pareja.

Las pistas son lo que menos nos convenció, pues se daban a través de una pantalla. Creemos que en una sala de tipo histórico este elemento debería desaparecer, o se tendría que camuflar con alguna excusa, ¿qué tal un cuadro? En cualquier caso, se nos proporcionaron las pistas de forma clara y correcta y fueron útiles para avanzar.

Por último, quisiéramos hablar del game master. Su papel dentro del juego se limita a realizar la presentación y, una vez comenzado, dar las pistas. Pero Fran se nota que se lo pasa bien dirigiendo su sala de escape. Además, el Enigma de Goya es su preferida y, aunque tienen modo combate y una de las salas es más moderna, nos metió en la más antigua, ya que guarda cierto encanto para él. Nos pareció fantástico, nos amenizó un montón la tarde y luego pudimos hablar un buen rato con él.

En resumen, una sala sencilla tanto en puzles como en decoración, pero satisfactoria en general. Os recomendamos jugarla en pareja aunque… ¡tiene modo combate! Vosotros elegís.

Con El Enigma de Goya cerramos el ciclo Cocoroom en Madrid. Estamos contentos por completarla, pero a la vez tristes por no poder volver a jugar. O no en un tiempo. Sabemos que Cocoroom Madrid quiere abrir un nuevo juego, ¿pero cuándo? No lo sabemos, pero los Gatomantes estaremos ahí para jugarla.

Duración60 minutos
Género:Arte y literaturaModo combate
Nº jugadores:2 – 10
Precio por grupo:

2 p: 48 €
3 p: 54 €
4 p: 64 €
5 p: 70 €

Modo combate:

6 p: 108 €
7 p: 119 €
8 p: 128 €
9 p: 135€
10 p: 140 €

Dificultad:2 sobre 5

PUNTUACIÓN:

El enigma de Goya - Cocoroom (Madrid).png

NOTA MEDIA: 7,28

OTROS JUGADORES OPINAN:

CONTACTO:

Calle Moratines, 18, 28005 Madrid
www.cocoroom.es/madrid
madrid@cocoroom.es
656 984 439

El enigma de Goya (Cocoroom Madrid).jpg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s