“La casa en piezas” / El rey rojo (Librilla)

Los gatos somos animales asustadizos por naturaleza, pero en el fondo también somos bastante masocas y (a algunos) nos gusta pasar miedo. Por ello, al enterarnos de que habían abierto una sala de terror en Librilla, en cuanto tuvimos un hueco decidimos ir a jugarla. Poco sabíamos de ella, pero ya os podemos decir que pasamos una velada muy terrorífica.

Como siempre hacemos, empecemos por la ubicación. La escape se encuentra en un pueblo de Murcia llamado Librilla, y nosotros no tuvimos ningún problema a la hora de aparcar, teníamos para elegir. Así que ya sabéis que, en este aspecto, no tendréis ningún problema. En cuanto a transporte público, el pueblo tiene un Apeadero de Renfe y se puede llegar en Cercanías (línea C2).

Antes de comenzar de verdad, vamos a hacer unas ADVERTENCIAS. El juego es de terror, ese tipo de terror del que te puedes hacer tus cosas por la pata baja si no estás mentalmente preparado. Es por ello que la propia escape NO recomienda el juego a personas sensibles, fácilmente impresionables, epilépticos, embarazadas y personas con problemas cardiovasculares. ¡Flipa con el percal! Así que ya sabes. Si eres una persona asustadiza, este NO es tu juego.

Ahora sí, nos toca explicar la terrorífica historia del juego. La joven Uriel fue secuestrada por un oscuro culto que azota las costas de levante, «Los hijos de Leviatán». El rastro de la chica llevó a la policía a una vieja casa, donde aparecieron decenas de cuerpos sacrificados, pero el cuerpo de Uriel nunca apareció. Los años han pasado y su padre, cansado de esperar respuestas que nunca llegan, ha ofrecido una recompensa a todos aquellos investigadores que se atrevan a desafiar a «Los hijos de Leviatán» o que se atrevan a adentrarse en este enclave diabólico donde Uriel desapareció…  La casa en piezas. De modo que tú y tu equipo decidiréis acudir a la llamada a ver qué ocurre. ¿Listos para comenzar la aventura?

Uno de los puntos que más nos llamaba la atención al principio es que el juego se debía jugar descalzo. Así que ya sabéis, los zapatos, para que no se asusten, se quedan en la puerta. No obstante, nos pareció un poco raro tras haberla jugado, porque no es que la jugabilidad se viera afectada por ese detalle, precisamente. Más bien queda como algo anecdótico, algo que podría haberse explotado más e incluso haberlo integrado en la historia.

Ahora vayamos al tema de la ambientación. Esta cumple bien su función, es cierto, pero también es verdad que nos costó encontrarle alguna vez la cohesión con la historia. Además, hubo momentos en los que la luz nos jugó alguna que otra mala pasada, ya que, al estar tan oscuro, había veces que no veíamos nada y otras en las que algún que otro efecto nos dejó un tanto desorientados (insistimos en la advertencia hacia los epilépticos: no está en vano). También nos pasó que en alguna ocasión fuimos tan rápido que no vimos parte del mobiliario y un buen moratón nos llevamos a casa intentado huir de nuestros captores. Ojo, no queremos desmerecer nada. Por lo demás, estamos seguros de que su ambiente oscuro os hará pasar mucho miedito.

En esta sala, los game masters formarán un papel imprescindible en el juego. Serán los encargados de asustarnos y facilitarnos las benditas pistas, las cuales se piden al aire. En nuestra partida el miedo pudo con nosotros y más de una vez nos tuvieron que echar una mano para juegos muy sencillos. El miedo nos paralizó bastante, más de lo que pensábamos que haría. Está también la particularidad de que estos buscan que pases miedo, por lo que no se van a cortar a la hora de conseguirlo. De hecho, en nuestra partida a una de nuestras compañeras casi le da un ataque por todo lo que le obligaron a hacer. Así que, de nuevo, avisamos de que, si no te gusta el miedo, no es tu sala. Es muy bestia.

En el tema de los puzles, no son demasiados y su dificultad no es demasiado difícil, pero claro, a ver quién es el listo que se pone a pensar con el peligro a tu vera. El juego sigue un esquema lineal, es decir, un juego te llevará a otro y solo podrás seguir un camino. Si buscas un escape con pruebas muy elaboradas, tampoco es tu sala. Como hemos dicho antes, el miedo está muy presente, por lo que, si se pusieran pruebas muy elaboradas, no saldría ni el 1% de los jugadores.

En cuanto a la fluidez, nosotros tuvimos altibajos. El miedo nos paralizó bastante y no conseguíamos centrarnos. Eso sin contar, como ya hemos dicho, con el tema de la luz, que nos incapacitó en alguna parte del juego.

En conclusión, La casa en piezas es una experiencia de terror que disfrutarás si eres un apasionado del miedo. En cambio, si tú o tus compañeros no lo aguantáis bien, puede que no sea vuestra experiencia. Como hemos dicho, en la sala se busca mucho que los jugadores pasen miedo, van a por ti a cosa hecha. Aunque los juegos que encontraréis no supondrán un gran reto para los jugadores que lleven más salas a sus hombros, si lo que buscáis es más una experiencia límite, atreveos a entrar a esta sala.

Duración 60 minutos
Género: Sobrenatural Terror
Nº jugadores: 2 – 6
Precio por grupo: 2 p: 50 €
3 p: 75 €
4 – 5 p: 80 €
6 p: 90 €
Dificultad:  sobre 5

miedo 4

PUNTUACIÓN:

rey rojo

NOTA MEDIA: 7,02

OTROS JUGADORES OPINAN:tripadvisor 2

CONTACTO:

La casa en piezas (El rey rojo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s