Noticias

Reseñas

Ranking

Juegos

Radio Escape

Alicante

Madrid

Málaga

Valencia

Murcia

Toledo

El otro día Fox in a Box nos hizo una llamada misteriosa y acudimos raudos. Allí nos esperaba un amigo encantador, Átomo, nuestro game master, quien nos iba a ayudar a enfrentarnos a la misión de encontrar el secreto de Greg (Gregorio para los amigos).

Coming Home es su nuevo hall escape. Para aquellos que no sepan lo que es, se trata de un juego muy similar a las salas de escape habituales, solo que la actividad se concentra en un objeto (caja, maleta, bomba… las posibilidades son muchas). Aunque en un principio algunos pudieron pensar que era la versión económica de las salas de escape, esta modalidad se está haciendo su propio hueco y cada vez cuenta con más aficionados. Lo cual se traduce en una cada vez mayor calidad. Nosotros ya hemos probado más de una que os recomendamos hacer sin ningún miedo. Aquí una muestra.

Volviendo a Coming Home. Respecto a la ubicación, no os podemos decir mucho a excepción de que será un lugar cercano al propio local de Fox in a Box. Ellos se encargarán de haceros saber cómo llegar. En cualquier caso se trata del centro de Madrid, así que evitad ir en coche (no, en serio, si pensáis ir conduciendo preparaos para la escape más difícil de todas: encontrar aparcamiento). Lo bueno es que llegar en transporte público es muy fácil y hay diversas opciones desde cualquier punto de la ciudad.

La estética es sencilla y no te va a distraer del juego, pero tiene los elementos necesarios para meteros en situación y no desentonar. La ambientación se forma no solo con la estancia, sino también con el propio cofre (que es una preciosidad) y con la interacción del game master. Esta viene a ser una de las características más innovadoras de las hall escape, la presencia del game master en la sala, lo que posibilita una mayor participación. Los cofres están pensados para que el grupo sea de entre 7 y 10 personas divididas en dos grupos, aunque para nosotros el grupo ideal sería de un máximo de 8. Si el grupo no tiene mucha experiencia, podemos llegar a los 10, pero recordad compartir las tareas o alguien se puede quedar mirando con los brazos cruzados en alguna ocasión.

La historia nos cuenta que hemos recibido una invitación de Ada Augusta, que espera que acudamos a su encuentro para ayudarla a buscar algo. Pero ¿qué? Descubrirlo será parte de nuestro trabajo, pero para ello contaremos con las pistas que nos ha dejado el pequeño y encantador Gregorio. Aunque pueda parecer sencilla, nos espera un mensaje muy importante. Estad atentos.

Una de las mejores partes es la interacción con el Game Master, en el papel de Átomo, un servicial y eficiente asistente que se encargará de hacernos sentir cómodos en todo momento y que no dudará en agasajarnos (cuidado con ponernos demasiado cómodos, que el cofre no se va a resolver solo). En nuestro caso, Átomo fue una excelente compañía y una ayuda imprescindible. Al finalizar el juego se había vuelto tan cercano que hasta le habíamos cogido cariño (Sergio hizo un trabajo excelente, para qué mentir).

Otra de las cosas que más nos gustaron es que encontramos varios puzles muy originales y que nos hicieron tener que devanarnos el seso un poco. Estaban perfectamente integrados en el juego y ninguno desentonaba con nuestra misión o parecía estar ahí porque sí. Incluso el tiempo está perfectamente integrado. Quizá nos hubiera gustado que hubiera algún puzle más, ya que para tanta gente puede hacer que nos quedemos con ganas de más.

No os confiéis por ser experimentados, porque algunos de estos puzles rompen un poco con lo que estamos acostumbrados a encontrar los jugadores veteranos (¿a partir de cuántas salas te puedes considerar veterano?) y puede que algún «novato» nos dé en la cara con su lógica virgen y libre de prejuicios de escapista. Esto hace que la fluidez sea buena pero relajada. Es decir, en más de una ocasión nos tendremos que parar a pensar, pero cuando se nos encienda la bombilla, veremos que todo tiene perfecta lógica.

En resumen, Coming Home es una sala amigable y con una historia muy tierna, ideal para compartir con la familia. No es necesario correr para llegar al final, pero no os durmáis en los laureles porque vais a tener que darle al coco. Es una sala a la que pueden jugar novatos y disfrutarla, seguramente se lleven un buen sabor de boca. Pese a que hay dos cofres separados, el objetivo del juego no es la competición, así que no la recomendamos para grupos que esperen un juego a todo correr para ver quién acaba primero. Así solo nos perderemos las partes más bonitas de la experiencia.

Nosotros salimos con muy buena sensación y no dudamos en recomendarla para todo aquel que quiera darle una oportunidad a las hall escapes. Seguro que os sorprenderán.

Duración 60 minutos
Género: Hall EscapeEntrañable
Nº jugadores: 7 – 10
Precio por grupo: 7 p: 112 €
8 p: 128 €
9 p: 144 €
10 p: 160 €
Dificultad: 2,5 sobre 5

PUNTUACIÓN:

Gráfico de la puntuación de la esape room tipo hall escape Coming Home, de Fox in a Box en Madrid

NOTA MEDIA: 7,85

OTROS JUGADORES OPINAN:tripadvisor 2

CONTACTO:

www.foxinaboxmadrid.com
info@foxinaboxmadrid.com
91 040 92 82
691 666 715

Foto final de la de escape tipo hall escape Coming Home, de Fox in a Box en Madrid

Ir al contenido