Randall’s party de Resident Riddle es, posiblemente, la mayor locura a la que nos hemos enfrentado durante el confinamiento. Horror, un psicópata y unos juegos macabros… todo al alcance de un clic. ¿Sabéis cómo fue nuestra experiencia con este juego? Os lo contamos a continuación.

En esta ocasión, tal como hicimos con La historia de Arkanum (Alicante), hemos decidido contaros nuestra experiencia de los dos capítulos en una misma reseña, por las similitudes y porque las historias de los dos juegos están directamente ligadas y no es posible separarlos de ninguna forma.

Capítulo 1

Capítulo 2

45

MINUTOS

1-2

DISPOSITIVOS

60

MINUTOS

1-2

DISPOSITIVOS

GÉNERO

género maníaco

DIFICULTAD

2,5 SOBRE 5

PERSPECTIVA

1ª PERSONA

HISTORIA

En el primer capítulo conoceremos a Randall, un joven incomprendido cuya familia lo ha convertido… Nah, es broma. Este chico, primogénito de los Riddle, se ha llevado a un buen amigo nuestro a su fiesta y quiere que nosotros también nos unamos a ella. Lo que ocurre es que lo que este joven entiende por diversión resulta muy siniestro.

En el segundo capítulo por fin encontramos a nuestro amigo, pero no de la forma que nos habría gustado, así que nuestro objetivo será huir de los locos y sádicos juegos a los que Randall nos está sometiendo. ¿Lo lograremos?

INMERSIÓN

Al ser un juego hecho en una web, la ambientación se conseguirá principalmente gracias al diseño de la página, que es espectacular para lo que nos están contando, y, en cierto modo, al game master.

Si bien carece de este segundo tal como lo entendemos, en los vídeos y grabaciones a las que iremos accediendo sí nos aparecerá y hará avanzar la trama y el juego. No es ningún spoiler decir que es el mismo Randall el que os dará las ayudas para resolver sus propios enigmas. No es que quiera ayudaros a escapar, es simplemente que le gusta torturar de distintas formas, así que, para asegurarse de jugar con vosotros y de que hacéis todo lo que él quiere, os dará empujoncitos hasta el siguiente jueguecito.

JUEGO

Los puzles son el punto fuerte de este juego. Aunque muchos son códigos, la manera de conseguirlos es variadísima. Tendréis desde juegos de simple lógica a otros mucho más «sensoriales».

Os explicamos. Algunos audios y vídeos serán esenciales si queréis descubrir la manera de escapar del maníaco, de modo que la fluidez variará dependiendo de dos factores principalmente: si vuestros compañeros son capaces de comunicar de forma ordenada y solo cuando toca (para no solaparse con dichos audios) y si utilizáis auriculares o no. En caso negativo, os confirmamos que algunos os pueden costar más de la cuenta, porque son especialmente precisos en sonidos y es fácil perderse algo si hay ruido alrededor.

Aun así, os aseguramos que son divertidos y, con algunos, hasta acabarás pensando que la gente de Resident Riddle está a otro nivel a la hora de componer juegos. No queremos desvelar nada, pero son verdaderos artistas.

CONCLUSIÓN

En general, reconocemos que ambas partes de Randall’s Party de Resident Riddle nos gustaron bastante. Es un juego que, aunque puede hacer una persona nada más, aconsejamos que se una alguien. Puede haber puzles que se hagan de rogar con una sola cabeza, pero dos o más siempre es un punto a favor en estos casos. Nosotros jugamos tres dispositivos (sí, aunque recomienden dos como mucho) y fue todo bastante bien. La clave, como siempre, es la comunicación entre jugadores.

Solo una cosa. Aconsejamos hacer los dos juegos juntos. El primero, como no llega a una hora, puede saber a poco (ojo, repetimos que corto no es lo mismo que malo o fácil). Además, si los hacéis en conjunto, ya estaréis on fire para seguir jugando con vuestro amigo Randall.

foto los años oscuros online

Otros jugadores opinan:

Ir al contenido