Aunque la cuarentena se ha terminado, los Gatomantes seguimos jugando salas de escape desde casa. En esta ocasión venimos a hablaros de La catedral de El Cuarto de Escape, una escape room online en toda regla. Si no os suena esta empresa, no os preocupéis, es normal. Acaban de abrir y, además… ¡son de Caracas! ¿Cómo os quedáis? Aquí os dejamos nuestras impresiones, muy buenas, de este juego.

60

MINUTOS

2-8

PERSONAS

GÉNERO

género prisión

DIFICULTAD

dificultas 2 sobre 5

2,5 SOBRE 5

PERSPECTIVA

primera persona

1ª PERSONA

HISTORIA

En La catedral, de El Cuarto de Escape, nos meteremos en el papel de Tom, un recluso de una prisión de máxima seguridad, la Catedral. Pero, ¿por qué estamos aquí? Tom se encuentra muy confundido, acaba de despertar en su celda y solo quiere hacer una cosa: salir.

La presentación e historia del juego es tal cual os contamos. Despertamos con Tom, cámara en mano, en su celda de la Catedral. Deberemos ayudarle a salir de allí y, de paso, enterarnos de cómo ha acabado entre rejas.

INMERSIÓN

La ambientación de esta sala de escape es muy buena. Se trata de una sala física, amplia, donde nos moveremos con Tom y la cámara. Casi siempre estaremos en primera persona, aunque en ocasiones se nos ofrecerá un plano más general de nuestro compañero y la estancia. Al moverse por una sala física, se han asegurado de que esté totalmente ambientada, de modo que la experiencia será genial, casi como estar allí.

En El Cuarto de Escape han querido dar todo en esta experiencia, por lo que se puede decir que contamos con dos game masters. Uno de ellos será el propio Tom, al que guiaremos de viva voz y que nos acompañará con su genial interpretación y sus comentarios (en serio, es divertido y tiene mucho carisma). Pero, detrás de las cámaras, se encuentra el segundo game master. El juego se retransmite por la plataforma de videconferencias Zoom y dispondremos de tres pantallas aparte de las nuestras. Una donde veremos a Tom y el juego, otra para el tiempo y una tercera donde este game master en las sombras irá haciendo aparecer, como si de un videojuego se tratase, todas las pistas y objetos que hemos ido recopilando.

JUEGO

Gracias a esta forma de presentar la información en pantalla, podemos decir que la fluidez de La Catedral es extraordinaria. Tendremos a mano todo lo que necesitamos sin necesidad de perder el tiempo haciendo que Tom vuelva a enfocar todo. Además, nuestro compañero sabrá jugar perfectamente con los planos y, cuando sea necesario, realizará una toma muy casual en la que podremos observar ese detalle que puede estar bloqueándonos.

Sobre los puzles, tenemos los mismos que podríamos encontrar en una sala física. La catedral se basa en juegos de tipo candado, en los que tendremos que ingeniárnoslas para dar con las claves y que el bueno de Tom las introduzca en directo (por cierto, se le da genial hacerlo con una sola mano). La dificultad del juego es media tirando a fácil. Es de agradecer cuando te encuentras jugando online. Además, el tema de que los objetos y pistas que encontramos en el juego aparezcan en pantalla hace que la dificultad baje, dejando paso a un juego más fluido. Ojo, queremos matizar una cosa en este punto: si la sala es divertida, como lo es en este caso, la dificultad pasa a un segundo plano. Fácil no equivale a malo.

CONCLUSIÓN

El caso es que, así y todo, nos tiramos 50 minutos de los 60 que dura la experienca disfrutando de este juego. La verdad es que nos ha gustado mucho, tanto la ambientación como el personaje de Tom. Nos recuerda a salas en versión online como Los años oscuros. Desde luego, es una experiencia que recomendamos. Además, nos sentimos muy arropados por el equipo de El Cuarto de Escape.

Al ser una escape room en Caracas, os preguntaréis cómo funciona la reserva y el pago. Más abajo os hemos dejado un enlace al gestor de reservas donde viene toda la información. Pero no os preocupéis, el tema de cambio de divisa lo hace automáticamente la herramienta de gestión de pago.

Foto de «La catedral» de El Cuarto de Escape (Online)

Ir a La catedral online

Ir al contenido