Como hace mucho que no sacamos una reseña de un juego de mesa, creemos que va siendo hora de cambiarlo y enseñaros lo que hemos estado jugando. Hace ya tiempo (mucho), sacamos El tesoro hundido de Devir Iberia a la vez que entregamos el premio para el ganador de Un dulce crimen. De hecho, siendo ambos de la misma empresa, os confirmamos que el funcionamiento es similar. Sin embargo, La cabaña abandonada de Exit de Devir tiene sus peculiaridades. ¿Quieres descubrir cuáles? Sigue leyendo.

75

DURACIÓN

1-4

JUGADORES

CORTO

TIEMPO DE PREP.

12+

EDAD

DIFICULTAD

Dificultad 4

4 SOBRE 5

HISTORIA

Nuestro coche ha sufrido una avería en mitad de la nada y no tenemos más remedio que buscar refugio en cualquier lugar en el que se pueda pasar la noche. Así, encontramos una cabaña en mitad del bosque que nos hace el apaño. Sin embargo, resulta que la suerte no está de nuestra parte y, antes de amanecer, nos damos cuenta de que no hay salida, solo un cuaderno y un extraño círculo sobre la mesa. ¿Nos daremos por vencidos solo por eso? Ni de coña.

MATERIALES

No podemos decir que la calidad de los materiales sea lo mejor del juego, la verdad. Es normal, dado que el objetivo del juego es como el de una sala de escape: hacerlo, resolver los puzles y quedarte con el recuerdo. Los juegos de Exit no son rejugables, porque, aparte de que los puzles, obviamente, son los mismos, en ocasiones los materiales pueden quedar destrozados para resolver algunos enigmas (un punto muy bueno de estos juegos es que se usa absolutamente TODO). Es por ello por lo que, aunque sea un sufrimiento, recomendamos tener unas tijeras cerca por lo que pueda pasar con estos materiales.

Los componentes que encontraréis en la caja son: 1 disco decodificador, 84 cartas, 3 piezas, 1 cuaderno y 1 manual. Creemos que, con todo esto, la relación de calidad-precio es bastante buena.

JUGABILIDAD

Similar a una box escape, los juegos de Exit de Devir no se limitan a ser juegos de mesa en los que hay que resolver una serie de puzles para terminar, sino que nos harán una pequeña introducción por escrito en la que nos contarán una historia.

El tiempo de preparación es mínimo, solo hay que abrir la caja, separar cartas por tipo y comenzar a leer. Los acertijos irán apareciendo solos (que no resolviéndose). De hecho, ya adelantamos en la reseña anterior, en El tesoro hundido, que el sistema de juego es similar a una escape room lineal, así que puede pasar que os atranquéis en un puzle y no vayáis ni hacia adelante ni hacia atrás. En esos momentos no dudéis en coger una carta de ayuda. Un solo detalle puede sacaros del apuro. Si incluso con esas no conseguís hallar la solución, por suerte hay otro tipo de cartas que os darán la respuesta directamente. Usadlas solo como último recurso, aunque en ocasiones den ganas (por algo este juego es de nivel Experto).

No os preocupéis si no tenéis mucho espacio en la mesa para poder jugarlo. Apenas ocupa nada, así que es muy cómodo ponerse con él.

Antes de terminar, debemos hablar también de los puzles. La gente de Devir puede presumir de plantear retos con un toque muy original propio. Sin embargo, esto también puede ser un punto negativo para algunos jugadores, puesto que algunos de estos enigmas pueden resultar demasiado complejos o, simplemente, nadie se plantearía hacer cierta acción para resolverlos. De todas formas, insistimos en que vale la pena jugarlo. Como dato, tened en cuenta algunas reglas de las salas de escape: un objeto, un uso. Echadle imaginación y a lo mejor os sorprendéis (y nos sorprendéis).

CONCLUSIÓN

Para concluir, La cabaña abandonada de Devir Iberia es un juegazo que todo jugador de sala de escape debería probar. No obstante, ni se os ocurra empezar por este. No por calidad, sino por dificultad. Nosotros fuimos tan inconscientes de empezar por este que nos tiramos bastante más tiempo del que se supone que se da para terminarlo. Es decir, si hubiera sido una sala de escape, no habríamos salido en el tiempo. Quitando ese detalle, de verdad, lo aconsejamos encarecidamente. Por otra parte, que fuera el primero explica por qué no tenemos foto que no sea de stock: ni era nuestro, ni teníamos la figurita de Bermejo. 

"Exit 1: La cabaña abandonada" de Devir
Ir al contenido