“La maldición de Amy Rosse” / Get Out (Valencia)

Los gatomantes hicimos una ruta escaper por la ciudad de Valencia y esta sala de Get Out fue nuestra primera parada. Llevaba poco más de un mes abierta y la encontramos realmente por casualidad. No estaba en nuestro plan original hacerla. Sin embargo, nos alegramos mucho de haberla conocido y haber tenido un inicio de ruta tan bueno. Hablemos un poco de ella.

La ubicación es ideal para quienes se mueven a pie o en transporte público, ya que se encuentra muy cerca del centro histórico de la ciudad o Ciutat Vella, a pocos minutos de la estación de Angel Guimera (L: 0, 1, 2, 3, 5 y 9). Para quienes se muevan en coche, lo mejor es dejar el coche algo apartado y dar un paseo, por lo que es mejor venir con antelación. Esto puede servir también para hacer un poco de turismo, pues a poca distancia tenemos multitud de sitios que visitar.

La historia nos pone frente a la leyenda local de Amy Rosse, una mujer de la alta burguesía que ha empezado a simpatizar con el espiritismo y el esoterismo. El problema es que desde hace un tiempo nadie ha visto a su familia y se sospecha que les ha podido pasar algo. La señora Rosse ha salido de casa y nuestro grupo tiene que aprovechar para entrar a investigar el paradero de su marido y su hija. Pero no estaremos solos…

La ambientación de la sala es sencilla, pero suficiente para hacer que nos metamos en situación. Dentro de su humildad se han cuidado los detalles con mimo. La forma en la que se introducían las pistas en el juego también ayudaba a crear una sensación de inmersión en la historia que es muy de agradecer. Tanto si las pedís como si os quedáis perdidos en el juego, sabrán daros la chispa que faltaba para encender vuestras ideas.

La sala es parcialmente lineal. ¿Esto qué significa? Pues que, aunque cada sala se resuelva en un orden concreto, hay suficientes tareas para que todos los miembros del equipo estén entretenidos en algo y a la vez cooperen para resolver una misma pista. La ventaja de esto es que todos sabrán en todo momento qué está pasando y de qué va la historia sin que nadie se salte demasiado.

En cuanto a los puzles, hay que decir que encajan perfectamente con la historia y la ambientación. No nos chocará ver un candado en un lugar en el que no debería estar en la vida real. En lugar de eso, las pruebas se han adaptado a la historia forman parte de ella, lo cual, de nuevo, favorece a la ambientación general.

El Game Master tiene dos funciones: introducirnos y asistirnos. Si bien su papel en la introducción podría ser algo más inmersivo (teatralizando un poco la llegada o creando una sensación de juego desde el minuto uno), a la hora de interactuar con nosotros durante el juego cambia totalmente el chip y pasa a forma parte de la propia historia, interactuando con nosotros cuando haga falta y respondiendo a todo cuanto le preguntemos o pidamos. Como punto a favor, hay que decir también que sus ayudas fueron útiles y precisas, sabía en todo momento dónde estábamos y qué estábamos haciendo.

La maldición de Amy Rosse es ideal para cualquier grupo, pero los veteranos quizá echen en falta un poco de dificultad. Aún así, merece la pena darle una oportunidad, aunque solo sea por disfrutarlo. Para grupos que quieran iniciarse es ideal, pero también para aquellos que ya tengan algo de experiencia. Además, una mención especial al hecho de que la sala está preparada para acoger a personas con movilidad reducida.

Duración 60 minutos
Género: Sobrenatural
Nº jugadores:  2-6
Precio: 40-60 €
Dificultad: 3 sobre 5

miedo 1

PUNTUACIÓN:

gráfico_La maldición de Amy Rosse (Get Out)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s