Hoy toca reseña de un juego de mesa que todo escapista debería jugar una vez en la vida: Sospechosos Inhabituales de Edge.

No tenemos (todavía) gran variedad reseñas de juegos de mesa, pero, si os gustan los juegos cooperativos como este, os dejamos el enlace a Mysterium de Asmodee (por favor, no lo confundáis con las salas murciana y cartagenera de WendigoMatadero de la empresa del mismo nombre, Mysterium).

25

DURACIÓN

3-18

JUGADORES

CORTO

TIEMPO DE PREP.

10+

EDAD

DIFICULTAD

Dificultad 2

2 SOBRE 5

HISTORIA

No sabemos si se puede considerar que hay una historia más allá de la que cuente el jugador. De todos modos, siempre habrá un denominador común: alguien ha cometido un crimen y hay que descubrirlo, sea como sea.

MATERIALES

Un punto que nos llamó la atención fue el diseño de personajes y la enorme ristra de variedad que hay entre ellos para sacar la fiera que llevamos dentro. De todos modos, no podemos pintarlo todo perfecto. La calidad de las cartas no es del todo alta, por lo que al final, si sois de los que cuidan al máximo vuestros juegos, optaréis por ponerles la funda de toda la vida.

Otro factor que tampoco nos gustó fue la relación calidad-precio, ya que, por el precio que tiene (29,95€), se podrían incluir muchísimas más cosas. De hecho, la caja es prácticamente todo aire, porque en su interior solo encontraréis los siguientes componentes: una libreta para para apuntar los puntos que llevamos, un mazo de cartas con la cara de todos los sospechosos, otro de preguntas para poder jugar, uno más para saber quién es el culpable, una carta de acierto y otra de fallo, el manual y una gorra (complemento en nuestra opinión que se podrían haber ahorrado, solo sirve para encarecer el juego).

Tampoco nos gustó mucho el tamaño de las cartas. Podrían haber sido más grandes para facilitar el juego a grupos grandes, ya que este juego se basa mayoritariamente en la observación, y este factor podría haberle venido mejor.

JUGABILIDAD

Ahora vayamos a lo puramente jugable. Montar el juego se hace en un minuto, facilitando así que puedas pegarte algún que otro pique con tus amigos. Además, el juego en sí es bastante sencillo, por lo que es apto para cualquier tipo de jugador: desde los veteranos hasta los nóveles.

Funcionamiento del juego: debemos tener en cuenta que estamos ante un juego de mesa cooperativo, por lo que todos ganáis o todos perdéis. Adoramos este tipo de juegos, y en el panorama de los juegos de mesa no hay tantas opciones con las que lleguemos a esto. En ese sentido, punto para Edge con sus Sospechosos inhabituales.

Antes de empezar, se elegirá quién es el testigo, mientras que el resto de jugadores tomará el papel de detectives. El testigo colocará 12 cartas sobre la mesa y, con unas cartas que simulan una libreta, le dirán quién es el culpable. En ese momento tratará de ayudar a los detectives a eliminar sospechosos en cada ronda respondiendo a unas preguntas que saldrán de un mazo. Esto se repetirá hasta que logren identificar (o no) al culpable. Comienza así el debate de los jugadores. Tendremos que valernos de nuestros prejuicios o valores y, observando los dibujos de los personajes, tendremos que juzgarles para ver si dan el perfil o no de culpable. Hecho esto, los jugadores tendrán que elegir 1 o 2 sospechosos que estemos seguros que no son el culpable para descartarles. En este punto, si acertamos, seguimos y, si nos equivocamos y dejamos libre al sospechoso, todo el grupo perderá. Las partidas son bastantes ágiles, con una duración de unos 20 o 30 minutos aproximadamente. Solo un detalle: más de 10 jugadores puede hacer que esto se vuelva una locura.

Tiene también una variante competitiva en la que se tendría que hacer con dos equipos. Al igual que en la versión original, solo un jugador puede ser el testigo. En este momento, los dos equipos tendrán que competir para adivinar primero quién es el culpable, pero creemos que esta versión pierde bastante gracia con respecto a como es la principal.

CONCLUSIÓN

En conclusión, Sospechosos inhabituales de Edge es un juego muy divertido, apto para todo el mundo, que en ocasiones hace sacar al pequeño demonio que llevamos dentro. Las partidas son muy divertidas y seguro que os sacará alguna que otra risa con sus partidas. Es bastante rejugable, pero puede que, si le dais mucha caña seguida, la sensación de frescura se queme rápidamente.

En general, es un gran juego, pero que tiene un precio bastante prohibitivo para lo que tiene dentro.

"Sospechosos inhabituales" de Edge
Ir al contenido