Noticias

Reseñas

Ranking

Juegos

Radio Escape

Alicante

Madrid

Málaga

Valencia

Murcia

Toledo

Hoy vamos a hablaros de El secreto del camino, una sala a la que le teníamos echado el ojo desde que jugamos El misterio de Don Quijote, en Rombo Code, y que hasta ahora no nos habíamos planteado jugar. Acudimos a esta escape room acompañados de nuestro amigo Risi, de Escape Diem, que en esas fechas estaba de visita a Madrid. ¡Vaya vicio! Venir a Madrid para descansar de llevar su sala y jugarse varias con nosotros… ¡En fin! ¡Allá que vamos!

60

MINUTOS

3-6

JUGADORES

GÉNERO

género histórica

HISTÓRICA

DIFICULTAD

4 SOBRE 5

TERROR

nivel 0 terror

0 SOBRE 5

HISTORIA

De acuerdo al diario de un peregrino que hizo el Camino de Santiago en 1260 acompañado de un caballero templario, el verdadero secreto del Camino de Santiago se encuentra encriptado en el tablero original del juego de la oca, que encontraremos en la posada más importante del camino. Tras más de siete siglos de olvido, Mr. Rombo, líder de nuestra organización, recupera el diario y da con la posada donde debemos empezar a buscar. Pero debemos ser rápidos, pues una malvada organización se ha enterado también de todo esto y pretende robarnos el secreto para usarlo con otros fines menos bondadosos.

INMERSIÓN

Llegamos a nuestra hora y, como siempre en The Rombo Code, nos encontramos con una sala de espera bastante ajetreada, aunque con orden. Son varios los grupos que juegan a la vez sus muchas salas de escape y, aunque no se molestan, sí que da sensación de caos. El secreto del camino del local de Meléndez Valdés, en concreto, tiene modo combate. Una vez dejamos nuestras cosas en las taquillas, un game master llamó a nuestro grupo y a otro que ya estaba esperando cuando llegamos. Nos guió hasta la entrada compartida de las dos salas gemelas de El secreto del camino y nos hizo la introducción al mismo tiempo. Aunque creemos que esto le quita personalidad al trato con el grupo (se nos atiende a varios a la vez y no sabemos si este game master u otro será el que nos lleve la partida), lo cierto es que permite llevar muchas salas simultáneamente. El trato, eso sí, fue bueno, aunque rápido tanto al entrar como al salir. Creemos que es uno de los grandes defectos de The Rombo Code, que da la impresión de ser un lugar donde prima la cantidad de sesiones que se juegan al día antes que la calidad de la experiencia. ¡Ojo! Eso no quiere decir que sus salas sean malas, pero es un aspecto que afea la experiencia.

La ambientación de El secreto del Camino comienza en la misma sala donde nos cuentan la historia. Está bastante cuidada, y nos transportará a esa posada del Camino de Santiago y quién sabe a dónde más. Los detalles están bastante cuidados, y hay entornos y elementos que nos van a llamar mucho la atención. Solamente le ponemos una pega a este juego en cuanto a ambientación: la luz en determinadas estancias. Una iluminación un poco más intensa, o una linterna, nos habría hecho disfrutar muchísimo más de los puzles y no perder el flow.

JUEGO

Hablando de puzles,estos están todos muy bien hilados con la temática mística y con el tema del peregrinaje por el Camino de Santiago. Encontraréis una mezcla entre candados y mecanismos que, de modo lineal, se mezclan con la trama que desarrolla la sala en su interior. Como hemos comentado, encontraréis algún elemento que llama mucho la atención y que le da carácter al juego. La dificultad es algo elevada y habrá algún puzle donde necesitéis un empujón o buena capacidad deductiva.

De todos modos, debemos decir que el punto más flojo de la resolución de los juegos es su fluidez. Elementos demasiado escondidos, una luz muy tenue que nos impide ver bien una pista, una sala totalmente oscura donde, al tacto, tenemos que encontrar una llave (y donde además la rugosidad de las paredes hace daño, aunque consigue muy bien su objetivo en cuanto a ambientación)… Todas estas cosas nos hicieron bajar mucho la sensación de fluidez y satisfacción.

También tuvimos que pedir muchas pistas, y este es otro punto donde El secreto del Camino puede mejorar. La sala en sí nos gustó, tiene mecanismos, acertijos entretenidos… Pero las pistas se dan por escrito a través de una pantalla, lo que muchas veces te hace retroceder a la sala donde está el monitor, además de que no encaja nada con la historia. Eso sí, fueron siempre útiles, se dieron en el momento que se pidieron o se consideró que estábamos atascados, y se entendían perfectamente.

CONCLUSIÓN

En resumen, encontramos luces y sombras en El secreto del Camino. Creemos que no solo basta un trato amable, sino que hay que dedicarle algo más de tiempo a cada grupo. Aunque los juegos de Rombo Code llevan ya un tiempo abiertos y en su momento lo que se estilaba era dar la pista por pantalla, estamos en un momento del mundo escaper donde este elemento debería tender a desaparecer y reemplazarse por cosas más originales. En cuanto a la fluidez, metiendo una linterna o haciendo un pelín más evidente un elemento del juego, esta mejoraría una barbaridad.

NOTA MEDIA

6,41

Otros jugadores opinan:

Transporte público:
Estación de Quevedo (línea 2), aunque también tenéis relativamente cerca Argüelles o Moncloa (líneas 3, 4 y 6). En autobús hay muchas opciones, líneas 2 y 16

Aparcamiento:  Si decidís ir en coche, hacedlo en fin de semana o mejor acudid a un parking público, que ya sabemos cómo está la cosa para aparcar en Madrid.

Ir al contenido