Noticias

Reseñas

Ranking

Juegos

Radio Escape

Alicante

Bizkaia

Toledo

Madrid

Valencia

Málaga

Murcia

Buenos días, gente. Entre tanta fiesta, algunos hemos intentado activarnos haciendo alguna sala por la zona, así que, cuando nos contactó la gente de Aprieta el gatillo para hacer su sala Laser west, buscamos un hueco y fuimos a jugarla. ¿Queréis saber con qué mierda nos encontramos en Laser West de Aprieta el Gatillo Madrid? Os contamos.

75

MINUTOS

2-6

JUGADORES

GÉNERO

género robo

DIFICULTAD

Dificultad 1

0,5 SOBRE 5

TERROR

0 SOBRE 5

HISTORIA

La historia que nos plantea la sala es la siguiente: se sospecha que el famoso ladrón Rambo Sentencio ha arramblado con las reservas de oro del banco local de Between Railways. Se sospecha. Porque tampoco lo tienen claro. Puede que sí se lo haya llevado, puede que no, no se sabe a ciencia cierta. El caso, que hace tanto tiempo que no se entra a las profundidades del edificio que ni el propio director general se acuerda de cómo hacerlo, así que nos ha pedido a nosotros, cualificados forasteros, que entremos y veamos si de verdad se ha llevado el oro o no. 

Sí, se supone que la sala es de humor, aunque ya os adelantamos que no lo terminan de conseguir.

INMERSIÓN

El inicio es, cuanto menos, indignante. El game master nos abrió la puerta de mala gana y solo porque, atención, QUERÍA ESCUPIR EN LA CALLE. Estuvimos a punto de largarnos con esto, pero nos quedamos por cortesía, cosa de la que nos arrepentimos en seguida.

Ni siquiera para las pistas, que las daba a gritos, parecía tener un poco de tacto o educación. Y ojo, que las pocas veces que nos ayudó fue porque nos dio la resolución directamente. Parecía que nos quería tirar cuanto antes.

Ya la ambientación, al principio era pasable. Con un poco (bastante tirando a mucho) de imaginación, podías llegar a pensar que estabas en el Antiguo Oeste. Pero conforme avanzaba acababa siendo extremadamente cutre. No habían limpiado después de pintar, cosa que, pensamos, acababan de hacer, porque aquello apestaba. Habían dejado, de hecho, uno de los cubos en medio. Nos llegaron a llamar la atención por intentar apartarlo. Como podéis imaginar, acabamos mareados entre la peste y la mascarilla.

Los espacios, además, son mínimos. Dicen que caben hasta seis personas y nosotros, siendo dos, ya tuvimos algún momento de molestarnos. Aun así, venga, vamos a dar un voto de confianza, quizá 4 bien coordinados puedan jugarla.

JUEGO

¿Hablamos de los puzles? Había 5, literalmente fueron cinco puzles con los que no estuvimos ni cinco minutos para cada uno (¡y eso que se supone que es una sala de 75 minutos!). Uno de ellos, además, tramposo, el último (¡qué sorpresa, una sala jodiendo el final!). Siendo tan pocos puzles, era físicamente imposible que la sala no fuera lineal. Imposible repartirse el trabajo con tan poca cosa. Y qué decir del puzle final. Sin hacer spoiler (por educación), solo diremos que el game master nos tuvo diez minutos largos dando vueltas por la sala como pollos sin cabeza porque sí. Ya teníamos quejas con el de nuestra sala más mala hasta la fecha, pero este se corona. 

Por cierto, os lo adelantamos ya. Nos lo vendían como una sala que mezclaba escapismo con laser tag y lo que tenía de esto segundo era el nombre. Te dan las pistolas de plástico al principio con una mira láser, punto, y las usabas UNA vez en toda la sala. Guau…

CONCLUSIÓN

No solemos ser tan directos, pero esta ocasión lo amerita: esta sala es una puta mierda. Un trato nefasto, una ambientación cutre y unos puzles que dejan mucho que desear tanto en calidad como en cantidad. Fuimos 2, y vale que tenemos experiencia, pero es que nos comimos la sala en 20 minutos a pesar del puzle tramposo del final. Siempre intentamos ver el lado positivo, pero es que aquí no lo hay. En definitiva, todo se resume en dos palabras: NO VAYÁIS.

Ah, y como dato adicional, la foto no es foto. Tienen un portátil en recepción que utilizan para hacer videollamada y poner un fondo virtual. Después, te piden que te plantes frente al ordenador y hacen CAPTURA DE PANTALLA. Así, como lo leéis. ¿No sería mejor invertir en una tela verde? Ya ni tela: que pinten un trozo de pared de color verde y con eso tendrían un mejor resultado. Pero no, Laser West de Aprieta el Gatillo Madrid son cutres hasta para eso. 

Laser tag de Aprieta el gatillo
Rosco de «Laser West» de Aprieta el Gatillo (Madrid)

NOTA MEDIA

2,95

Calle de Embajadores, 209, 28045 Madrid
Instagram: Aprieta el gatillo

Transporte público:
Bus: líneas 62, T32, 148, 156, N13
Metro: Legazpi (líneas 3 y 6)

Aparcamiento: Muy difícil. Si vais en coche, os compensa ir al Mercadona y hacer vuestra compra semanal tras salir de la sala. Seguramente os llevará menos de 1h el total.

Ir al contenido