Noticias

Reseñas

Ranking

Juegos

Radio Escape

Alicante

Madrid

Málaga

Valencia

Murcia

Toledo

A principios de diciembre de 2019 recibimos en Madrid la visita del genial Risi, creador y game master de Escape Diem en Murcia (podéis ver sus salas El coleccionista de arte y La maldición del Romea en nuestro blog). El chico venía con ganas de probar salas de Madrid y nosotros no íbamos a ponerle trabas. Más bien al revés, buscamos una sala que nos las pusiera para salir. Teníamos una en mente desde hacía mucho tiempo. En el pasado ya jugamos Plan de huída, de Brain Break. Por aquel entonces nos contaron que estaban preparando en el sótano de su local una nueva escape room más tecnológica y sobre el espacio. ¿Adivináis adónde fuimos?

60

MINUTOS

3-6

JUGADORES

GÉNERO

género espacial

ESPACIAL

DIFICULTAD

3,8 SOBRE 5

TERROR

nivel 0 terror

0 SOBRE 5

HISTORIA

Somos unos astronautas que han viajado en el transbordador Altair a la Luna. Tras un alunizaje de emergencia, nos estamos quedando sin oxígeno y sin opciones para arreglar la nave y volver a la Tierra. ¡Toda una odisea espacial!

INMERSIÓN

Entramos a la Altair con ganas de sobrevivir y comenzamos con la aventura. La ambientación nos pareció muy acertada. Sencilla y con mucho color blanco, como podemos ver en las naves espaciales de hoy en día. No había nada superfluo que nos distrajese de nuestro cometido. Bueno, sí, había un par de detalles decorativos que no se usaban, pero que quedaban muy bien con el tema espacial. El sonido ambiente era muy acertado y las luces también. Además, aunque vais a tener un temporizador, este no es el habitual y está integrado de forma original. Vaya, que nos gustó.

Las pistas se dan por megafonía y creemos que la excusa que se buscan es muy buena, pues nos las proporciona el propio control de misión desde la Tierra. El game master se meterá en ese papel y hasta podréis jugar un poco con ese rol. Pedimos unas cuantas pistas y siempre nos ayudaron a encaminarnos en la dirección adecuada, así que otro punto a favor del juego.

El game master cumplió con su cometido. Era muy simpático y nos explicó todo lo que necesitábamos saber antes del juego. Después, pudimos charlar tranquilamente con él, ya que no tenía juego después. Ahora bien, aparte de su papel dando las pistas, quizás podría hacerse una introducción algo más inmersiva, que nos meta el nervio de estar a punto de morir.

JUEGO

Los juegos de esta sala son algo más difíciles que los de Plan de Huída. Ya os decimos que necesitamos en algún momento pista. Pero están todos muy bien tematizados e integrados en la trama; tenemos que arreglar la nave y eso es lo que los juegos consiguen. Son bastante mecánicos, pero con su componente old school, una combinación interesante en una escape del espacio.

La fluidez de la sala está muy bien medida, vais a salir por los pelos, o al menos eso nos pasó siendo tres jugadores. Aunque parezca mentira, hay bastante que hacer. Por lo general, la trama es lineal, aunque hay momentos de búsqueda en los que vais a poder dividiros. En ocasiones las cosas no van a ser nada evidentes, de modo que, si queréis regresar a la Tierra, os recomendamos que pidáis una pista o dos.

CONCLUSIÓN

En resumen, es una sala apta para de 3 a 4 jugadores, pues con más personas alguna estará parada. La complejidad de los juegos está por encima de la media, pero es asequible y, si pedís pista, avanzaréis fácilmente. La temática y juegos están bien conseguidos y es bastante recomendable.

"Regreso a la Tierra" de Brain Break (Madrid)
"Regreso a la Tierra" de Brain Break (Madrid)

NOTA MEDIA

7,78

Otros jugadores opinan:

Transporte público: Las paradas de metro que mejor os vienen son Tirso de Molina (línea 1), o La Latina (línea 5). Para ir en autobús, tenéis en la plaza de Tirso de Molina las líneas 6, 26, 32, M1 y en la Latina las líneas 17, 18, 23, 35 y N26.


Aparcamiento: Nosotros fuimos en coche y no tuvimos ningún problema en aparcar, pero tiene pinta de que en verano sí que puedas tener algún problema. En cualquier caso, la sala tiene cerca aparcamientos privados.

Ir al contenido