Noticias

Reseñas

Ranking

Juegos

Radio Escape

Alicante

Madrid

Málaga

Valencia

Murcia

Toledo

Cuando la gente de Enigmapark nos llamó para hacer el testeo de su último juego, Vlad Dracul: The legend, acudimos raudos a la llamada sin saber muy bien qué nos íbamos a encontrar.

Antes de empezar la reseña, queremos matizar unas cuestiones. Esta será una sala temporal, es decir, estará abierta en Enigmapark desde octubre hasta diciembre de 2020, por lo que hemos optado por considerarla un evento y no puntuarla, como ya hicimos con otros, como El evento de Sanatorium (Alicante) o FoxKana de Fox in a Box (Madrid).

Lo segundo que queremos decir es que mientras esté activa esta sala, no estarán disponibles ni El misterio de Houdini ni Amenaza coreana/Alerta en Bermudas, puesto que el espacio de estas salas lo está ocupando Vlad Dracul. The Legend.

Dicho esto, ahora sí toca contaros nuestra experiencia.

60

MINUTOS

2-6

JUGADORES

GÉNERO

género sobrenatural

DIFICULTAD

Dificultad 3

3 SOBRE 5

TERROR

nivel 1 terror

1 SOBRE 5

HISTORIA

Ha pasado. Te estás convirtiendo en un vampiro y no tienes claro el motivo. Necesitas sangre, pero no quieres hacerlo. ¿Qué puedes hacer? Quizá aún puedas romper la maldición con ayuda de tu equipo. Vlad Dracul es la clave para tener una vida eterna o volver a ser mortal. Es tentador, pero ¿estás dispuesto a vivir para siempre?

Nuestro objetivo no será escapar de una habitación, sino de nuestro posible y terrible destino…

INMERSIÓN

Desde el mismo momento en el que se llama al timbre ya empieza el juego, o por lo menos la presentación. En esta experiencia los game masters tienen un papel muy importante. Cuando jugamos nosotros, aún no tenían muy claro el tema de cómo dar las pistas, pero le dimos una idea muy original que ayudaría a que estuvieran totalmente integradas en el ambiente y la narrativa.

En cuanto a la ambientación propiamente dicha, nos resultó convincente, y eso que reutilizan (con algunos cambios) espacios de El misterio de Houdini. En general, el primer vistazo impacta muchísimo, incluso tiene cierto toque terrorífico (aunque no es una sala de terror, solo da mal rollete), y continúa así en algunas zonas. Solo hay que fijarse en cierto elemento de la última habitación que deleitará a los fans de la película Drácula de Bram Stoker de Francis Ford Coppola.

No obstante, hay una estancia que nos pareció algo menos trabajada que el resto. Que no por ello está mal, ojo, pero es que los otros espacios dejan el listón muy alto.

JUEGO

Los puzles tienen un punto a favor, y es que todos están relacionados con la temática. Sabe alternar entre clásicos y mecánicos, lo que deja una sensación al jugador muy agradable. Nos gusta especialmente que no se hayan decantado por códigos numéricos, sino que hayan optado por poner claves que se ajustan a la ambientación y sus personajes. También hubo uno concreto que nos rompió totalmente los esquemas que teníamos de cómo se resuelve una sala de escape. Por supuesto, no os vamos a desvelar nada, pero nos encantaría que nos dijerais qué os pareció tras jugarlo (creednos, ¡vais a saber de qué hablamos al momento!).

Aun así, debemos decir que, si bien los puzles nos gustaron, la fluidez tenía sus altibajos. Con algunos enigmas, aunque eran muy originales y muy chulos, nos costaba encontrar la forma de resolverlos. De todos modos, somos conscientes de que le han dado una vuelta a esto, así que estamos seguros de que ahora irá todo mucho más rodado en general.

CONCLUSIÓN

En resumen, la gente de Enigmapark ha hecho con Vlad Dracul: The Legend una sala temporal muy muy recomendable. En general, debemos decir que nos ha convencido y que es una sala/evento que sí aconsejaríamos a cualquier grupo que acuda a hacerla.

El espacio es suficiente para seis personas, pero aconsejamos unas cuatro para tener la experiencia completa y satisfactoria, así que, de verdad, no dudéis en reservar. Tenéis de tiempo hasta diciembre, así que no tardéis mucho. Os gustará, en serio.

Foto de «Vlad Dracul: The legend» de Enigmapark (Elche)


Transporte publico:
Bus: Líneas B, G, I y las circulares K1 y K2


Aparcamiento:
Muy difícil. Podéis probar en El Corte Inglés, aunque os tocará caminar unos minutos.

Ir al contenido